viernes, 20 de junio de 2014

Photograph - Ed Sheeran

Caminaba hacia el fondo de aquel acantilado sintiendo como la hierba acariciaba sus pies; el viento movía su pelo y las olas salpicaban su cuerpo. Le gustaba ir cada tarde a despedirse del sol, y todo los días asistía puntualmente a cada atardecer. Miró al cielo, se había hecho de noche. Se sentó en el suelo y cerro los ojos. Sintió como el viento le traía su voz, como esta le susurraba al oído que volvería, hacia tanto tiempo que no la escuchaba… Se abrazo las piernas y mientras mantenía los ojos cerrados se imaginó que lo tenia al lado, podía sentir como se tocaba el pelo y agachaba la cabeza porque estaba nervioso, como sonreía y le salía ese hoyuelo tan adorable en la barbilla, podía sentir sus brazos rodeándola y diciéndole esa promesa de que nunca se iba a ir; pero el sonido de una ola al romper contra las rocas la devolvió a la realidad, abrió los ojos y se dio cuenta de que el no estaba ahí, nunca lo había estado ni lo iba a estar. Su corazón se había apagado desde que el se había marchado, se había apagado como el brillo de la luna que esa noche no se podía ver en el cielo. Se había pagado y no volvería a brillar nunca más.  


1 comentario:

  1. El gif es hermoso y me parece que pega genial con el texto ;)
    besitos

    ResponderEliminar