martes, 24 de julio de 2012

It's like screaming and no one can hear you.

Ella caminaba sola, llevaba toda su vida haciéndolo. Confiar era una palabra que conllevaba muchos riesgos, por eso ella la tomaba mucho mas enserio que cualquier habitante de este lugar llamado Tierra. Siempre estaba rodeada de gente; en  la calle por desconocidos, en sus lugares preferidos por amigos y en casa por su familia. Pero, ¿acaso eso significaba no sentirse solo? Porque eso era lo que ella sentía. Había visto y vivido demasiado como para no saber lo que pasaba, como para no saber como funcionaba toda esta mierda del mundo. Por eso cada vez que se miraba al espejo veía a su mejor amigo, el incondicional, el que estaría ahí siempre, ella misma.



5 comentarios:

  1. Que bonitoo texto, la verdad que el mejor amigo que estara siempre somos uno mismo...
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. o dioos :) que blog tan asdfghjk <3
    te sigo, seria un gran error no hacerlo :)

    ResponderEliminar
  3. Ayyy cuántas veces me he sentido yo así... pero cuando mi ánimo sale a flote, me demuestra que no es que no sea nada sin esas personas que me rodean, pero lo que sería no me serviría para nada sin ellos...
    En fin, muchas gracias por tu comentario, jajaja ya me espabilaré a buscar fondos chulos, que cada día cambio de diseño! jeje...
    ¿Tu blog, envidiarle algo al mío? ¡No! ;)

    ResponderEliminar
  4. Vaya texto, madre mía. Jodidamente bueno y terriblemente cierto. Pongo la mano en el fuego sin miedo cuando digo que todo el mundo ha tenido que sentirse así alguna vez: solo cuando en realidad estás rodeado de gente, sin saber en quién puedes confiar y optando por refugiarte en ti mismo. Es algo duro, pero es así. Enhorabuena, porque con apenas siete líneas has conseguido plasmar la realidad de muchas personas. ¡OLÉ!

    ResponderEliminar
  5. Tal vez sea cierto, pero sin un pequeño riesgo como el de confiar en la gente, ¿qué sería la vida?
    Un guiño ;)

    ResponderEliminar