lunes, 16 de abril de 2012

Special tree

Cuando tenia seis años subía allí por pura diversión, para leer tranquilamente su cuento favorito La sirenita, para esconderse de su pequeño admirador secreto (que en realidad no era tan secreto), o simplemente para sentirse "grande"; pudiendo observar desde aquel pequeño refugio en lo alto del roble la extensión de su maravillosa calle, ya que después de aquella rotonda situada a lo lejos, poco mas conocía. Y ahora, ahí estaba ella, después de 15 primaveras, sentada en ese suelo frío de madera, oyendo el cantar de los pájaros y viendo como los últimos rayos de sol entraban por aquel pequeño hueco hecho en la pared. Pero ahora las cosas eran distintas, ya no estaba allí por los mismo motivos, ahora estaba allí para esconderse del mundo, de todo lo que hay mas allá de aquella rotonda, de los problemas, de los corazones rotos, de las lagrimas y de las complicaciones de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario