martes, 27 de marzo de 2012

Con un Prada colgado en la percha, y un corazón que solo quiere estar desnudo.

Nubes grises cubren el cielo, rayos de luz se turnan con la fría lluvia. Puedo ver motas blancas en la hierba cubierta del rocío, quizás nieve o quizás no, me acerco, son margaritas, cojo uno y empiezo a jugar. Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere... lo dejo a la mitad, no quiero saber la respuesta, continuo mi camino subiendo la colina, atravesando el espeso bosque, escuchando el delicado canto de los pájaros. Las hojas mojadas de los arbustos mojan mis vestidos y las ramas bajas de los arboles enredan mi pelo. Llego a lo alto de la colina, preciosa vista; el cerezo floreciendo con esas preciosas flores blancas con tonos rosados. Me siento a sus pies, saco mi cuaderno y me pongo a escribir con una única cosa en mente .


2 comentarios:

  1. ¡¡Que pasada!! Me encantan tus textos, he leido varios y tienes un blog INCREIBLE:)
    Te sigo, sin duda <3
    un besote desde:
    dreamandmakeit.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Que bonito! Me gusta que en tus textos siempre hables de amor aunque a veces te haya desilusionado:) Un beso Clau! http://tusonrisaalmundo.blogspot.com/

    ResponderEliminar