martes, 1 de noviembre de 2011

Pasaron los años,volvimos a vernos una noche de sábado

Ella, con una copa en la mano, se estaba divirtiendo como nunca con sus amigas, de fondo se podía oir, Barquito, de Tito el Bambino. Después de un rato, cuando termino de beber, se dirigió a la barra a dejar el vaso, y en ese momento se dio cuenta de que había alguien que no dejaba de mirarla, cuando se giro para ver de quien se trataba, ahí estava el, su sonrisa superficial y su mirada que la taladraba como siempre lo había hecho. Ella se quedo mirándolo como si de un fantasma se tratara, y el le dedico su mejor sonrisa. Entonces ella se acerco a el, y se abrazaron. Como si no hubieran pasado los años, ni las consecuencias de todos aquellos actos, el le empezó a preguntar por su vida, hasta que de repente dijo: "Hoy estas preciosa, ¿sabes que?, podíamos recordar viejos tiempos, ¿no?. Ella se quedo paralizada, no sabia que hacer, pero las copas de mas que llevaba la ayudaron a decidirse y a decirle: "Claro, ¿porque no?. Después de estar besándose durante un largo rato se despidieron. Y al fin, ella, pudo decir: "Lo he superado, ya no me importas. Lo único que siento hacia a ti es atracción física... ya no te quiero" Y con una gran sonrisa de satisfacción volvio a las pista a darlo todo y dispuesta a encontrar un príncipe azul, mucho mejor que el anterior.





3 comentarios:

  1. me encanta! la ultima frase es buenisima! muchos besos desde http://girlsjustwannahavefun14.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. A veces necesitamos un empujón para entender que las cosas no nos importan, gran texto. Que suerte la de aquella muchacha! Besos

    ResponderEliminar