jueves, 1 de septiembre de 2011

Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

Las pequeñas cosas de la vida, los pequeños detalles, las mínimas tonterias, son las que me hacen seguir adelante. Hoy dando una vuelta con unos amigos, me empece a reír y no pare hasta pasados diez minutos. Hacia tiempo que no me reía así, y les tengo que dar las gracias por ello. Yo no pido mucho, solo, pequeños "regalos", día a día. El abrazo de un amigo, la mirada de ese chico, encontrarte con un viejo amigo, descubrir algo que creías perdido... En resumen, para disfrutar de la vida no hacen falta cosas grandes. Solo pequeñas gotas, inyecciones, de alegría, esperanza, amistad, amor. Tan solo hace falta disfrutar de los pequeños detalles de la vida para ser FELIZ



No hay comentarios:

Publicar un comentario