domingo, 28 de agosto de 2011

Si todo empieza y todo tiene un final, hay que pensar que la tristeza también.

La sonrisa triste es aquella sonrisa con recuerdos agrios, con sentimientos rotos, con lágrimas derramadas... esa sonrisa que encierra un mundo, esa sonrisa que delata tu corazón. Una sonrisa con un pasado oculto. Una sonrisa por admirar y envidiar, porque pese a la tristeza que encierra, aún tiene fuerzas para sonreír, sin olvidar, sin reír, pero sonriendo.


2 comentarios:

  1. Todo empieza y todo acaba pero no debemos olvidar, que en medio del camino, lo más importante es una misma.

    Te sigo, un besazo.
    Me encanta tu imagen principal del blog!

    ResponderEliminar