martes, 23 de agosto de 2011

El corazón es un niño: espera lo que desea.

Quizá diga la mayor insensatez del mundo, pero no hay peor cosa que dejar que una historia se evapore sin llegar a ser escrita. Y yo, abanderada de impulsos de corazón, estoy viviendo la mayor insensatez habida y por haber, sentada y sin mover ni uno solo de mis músculos. Me quité del medio, arañándome las entrañas y anulando el éxtasis que me provoca verte, y me quedé con esa extraña sensación de que todo había sido tan engañoso como irreal, y tu mano en mi nuca solo era un triste, resignado y obligado saludo. Frustrada me miro en el espejo y, aún creyéndomelo, repito en alto mi frase ”el amor es la única filosofía”. Y aquí estoy yo, Sin amor y con un débil presente, poniendo orden a mi gran caos particular y enumerando Todos los vacíos que quizá nunca se lleguen a llenar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario